Pop-up Image

Newsletter Mensual

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

    Home  /  Trends   /  Telemedicina: ¿es el futuro?

    Telemedicina: ¿es el futuro?

    La telemedicina o atención remota médica es una tendencia en auge a nivel global que permitirá llegar a más pacientes, realizar una mejor supervisión de enfermos, llevar a cabo una gestión de centros médicos mucho más eficiente, entre otras ventajas. Sin embargo, aunque actualmente en países como España existen los medios para llegar a casi cualquier persona, su implantación está siendo lenta y queda mucho camino por andar.

    Un camino por recorrer

    Solo el 2% de los españoles dijo haber usado la telemedicina para tener contacto con el médico especialista sin la necesidad de tener que visitarlo personalmente, y que volverá a hacerlo, frente al 2% que lo ha usado pero que no quiere volver a hacerlo, según una encuesta realizada por la empresa IPSOS en 27 países, entre ellos España sobre las tendencias en el sector de la salud.

    La buena noticia es que hay un gran porcentaje de pacientes (38%) que se muestra favorable a probar la telemedicina, aunque este sistema cuenta también con el mismo porcentaje de detractores, con un 38% de los españoles que no quiere probar esta metodología.

    Las ventajas

    La telemedicina ofrece muchas ventajas y aunque no es una opción única que pueda sustituir al trato directo con el paciente, sí es un muy buen recurso para una atención médica óptima.

    “Puede ser un complemento muy importante para una atención médica integral, facilitando el llegar a más personas, incluso a aquellas que están fuera o que tienen limitaciones importantes para desplazarse. Hoy en día, ya se pueden consultar muchas pruebas y resultados desde la web. Esto es el paso siguiente”, explica el doctor Rubén Del Olmo, especialista en cirugía general y del aparato digestivo del servicio médico Oncocir.

    Además, según la doctora Arantxa Moreno, especialista en patología mamaria y ginecología del servicio médico Oncocir, “muchos pacientes pueden explicar mediante un mail o una cita por Skype sus síntomas y facilitar los resultados de pruebas que se han realizado y beneficiarse de una consulta de segunda opinión. También podemos programar reuniones multidisciplinares con varios especialistas sobre el caso que interesa a dicho paciente”.

    En cuanto al uso de dispositivos electrónicos de salud, 9% de los españoles utiliza alguno en la actualidad, frente a 78% que no ha utilizado nunca ninguno, 10 puntos por encima de la media mundial situada en 68%. En esta ocasión, los resultados de España van en línea con otros países europeos como Gran Bretaña, donde 73% de los encuestados no ha hecho uso de este tipo de aparatos, Alemania con 73%, o Italia con 70%. En el caso de Francia, el porcentaje es algo mayor, con 82%, y en contraposición nos encontramos con Bélgica, con 59%.

    Los obstáculos

    Las barreras fundamentales mostradas por la población española ante estos dispositivos son su desconocimiento (24%), su coste (19%) y la falta de interés por terminales tecnológicos relacionados con la salud (16%), según la encuesta de IPSOS.

    “La tecnología siempre va a evolucionar y nos permitirá tener este tipo de consultas mucho más a menudo. Por ejemplo, en la Unidad de Patología Mamaria la consulta por vía telemática permite dar a la paciente tanto el diagnóstico como el procedimiento que debe seguir. Se puede ver a la paciente con los resultados en la consulta prequirúrgica el mismo día de la operación, ahorrando tiempo y visitas a dicha paciente”, explica la doctora Moreno.

    El doctor Del Olmo, por su parte, señala que actualmente la telemedicina ya no es un problema ya que casi todo está informatizado y las webcams son muy accesible. Sin embargo, está de acuerdo con que sigue habiendo algunos retos.

    “Los que yo veo serían por un lado que están orientadas a un público específico, con ordenador, cámara web, acceso a internet y ciertos conocimientos de informática. Es difícil que una persona mayor de 80 años que viva en el pueblo pueda utilizar este servicio”, comenta el doctor Del Olmo.

    Además, es imprescindible tener en cuenta que la Ley Orgánica de Protección de Datos obliga a tener un tratamiento específico de la información del paciente, que requiere garantizar que este entiende con total transparencia qué datos obtenemos de él, qué uso le vamos a dar y dónde estarán alojados esos datos. Esto supone un reto para las clínicas médicas.

    “Se necesitaría poder grabar las consultas por videoconferencia y que queden registradas, igual que queda una historia clínica. Y es más difícil comprobar la identidad de alguien a través de internet”, señala el doctor Del Olmo.

    Sin embargo, servicios médicos como Oncocir cuentan con los medios y la capacidad para llevar a cabo este tipo de gestiones.

    “Simplemente poner especial atención al cumplimiento de las leyes y protocolos, como siempre sucede cuando se introduce algo nuevo en la atención médica”, opina Del Olmo.

    Oncocir es un servicio médico a la vanguardia en la atención remota en España, en la que entre otros servicios se ofrece la cirugía robótica con el sistema quirúrgico Da Vinci, mediante el cual se pueden realizar intervenciones a larga distancia, incluso transcontinental.

    Además, se ofrece el servicio de videoconsulta. Si no resides en Madrid o no puedes desplazarte puedes solicitar una videoconferencia con el especialista que elijas. Simplemente necesitas un dispositivo electrónico con cámara.

    El avance tecnológico ha propiciado el desarrollo de la telemedicina en distintas vertientes, desde la consulta o el seguimiento médico hasta la realización de procesos quirúrgicos complejos, y aunque su implantación aún no es mayoritaria, se está acelerando, y es previsible que sea una técnica fundamental en el futuro de la medicina.

    No obstante, es previsible que la telemedicina no reemplace la atención médica directa, sino que sea un complemento a una atención integral del paciente.

    “Bueno, es innegable que el médico en numerosas ocasiones necesita explorar al paciente con sus propias manos y en algunos casos la conversación cercana puede permitir también obtener información sobre datos que el paciente no está aportando de forma objetiva”, finaliza la doctora Moreno.

    Si quieres saber más, te recomendamos:

    El robot en la cirugía colorectal, ¿qué valor aporta?

    Redes sociales y “medical crowdsourcing”. Una herramienta a disposición de los cirujanos y pacientes

    febrero 7, 2019
    ¿Cómo será tu vida después de una cirugía de obesidad?
    febrero 21, 2019
    ¿Es la endometriosis un factor de riesgo para el cáncer de ovario?