Pop-up Image

Newsletter Mensual

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

    Home  /  Actualidad   /  REFLUJO GASTROESOFÁGICO

    REFLUJO GASTROESOFÁGICO

    Un trastorno de la motilidad digestiva clásico es el “ardor de estómago” ¿Te suena?

    Los diferentes segmentos del tracto gastrointestinal están unidos entre sí por “puertas” llamadas esfínteres, que están controladas por inervaciones nerviosas y músculo liso. Con frecuencia, los trastornos en la motilidad se deben a que estas pequeñas puertas no se abren o no se cierran bien. En el caso de esta sensación, el implicado es el esfínter esofágico inferior (EEI), es decir, el que comunica con el estómago

    En esta alteración, el esfínter no llega a cerrarse, el contenido del estómago puede pasar de nuevo hacia el esófago, generando la sensación de ardor y acidez típica de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).

    Aunque parezca contrasentido, el reflujo generalmente está ocasionado por un déficit de ácido en el estómago.

    El pH ácido del estómago hace que el esfínter esofágico inferior (la compuerta que comunica esófago y estómago) se cierre, por lo que a menos ácido, peor se cerrará y tendremos esa sensación de quemazón o dolor “en la boca del estómago”.

    Para que nuestro estómago sea funcional necesita que su pH esté entorno a 3.5 (o menos, pero ácido en definitiva). Y este ácido se forma gracias a que unas bombas secretan protones en el estómago que acidifican el medio. Los inhibidores de la bomba de protones, como el archiconocido omeprazol, pueden ser un alivio momentáneo pero empeorarán el cuadro con el tiempo, ya que inhiben esta bomba (a menos protones, menos ácido y más sintomatología a la larga).

    En estas fechas, por cambiar nuestros hábitos y comer una serie de comidas diferentes, así como aumentar las cantidades, solemos sentir frecuentemente este reflujo tan incómodo.

    Algunos trucos que podemos implementar para paliarlo son:

    • Empezar las comidas con piña o papaya: Sus enzimas digestivas nos ayudarán, valga la redundancia, a digerir
    • No mezclar agua con las comidas: Diluiremos el ácido estomacal y será más fácil tener reflujo
    • Mantenernos en una posición erguida después de comer: En lugar de tumbarnos en el sofá, es recomendable ir a dar un paseo. De esta forma, mantendremos el esfínter cerrado y evitaremos que por la misma gravedad los alimentos vuelvan al esófago
    • Infusiones con manzanilla, anís estrellado o hinojo después de comer favorecerán la digestión
    • Por último, si este reflujo no es algo puntual sino que llevas tiempo padeciéndolo, consulta a un especialista pues puede deberse a una infección por Helicobacter pylori, hernia de hiato o gastritis

    Y sobre todo, ¡Disfruta de las fiestas y de los tuyos! En estos tiempos, con precaución.


    Artículo validado por el Dr. Juan Carlos Meneu, Jefe de Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo en Hospital Ruber Juan Bravo (Quironsalud) y Director Médico en Oncocir.  Especialista en Cirugía General, Aparato Digestivo de Trasplante de Órganos (European Board Certified). Profesor Titular de Cirugía en la Universidad Europea de Madrid


    Te recomendamos:

    ¿Qué es la colonoscopia y para qué sirve?

     

    noviembre 25, 2021
    Páncreas endocrino y exocrino
    El melanoma es un tumor maligno causado por la proliferación descontrolada de los melanocitos, las células que producen el pigmento melanina de nuestra piel, que a su vez nos protege del daño en el ADN celular que puede causar la radiación solar.
    diciembre 21, 2021
    Gastritis
    La gastritis se define como la inflamación de la mucosa gástrica (la capa que reviste el estómago para protegerlo de los jugos gástricos).