Pop-up Image

Newsletter Mensual

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

    Home  /  Actualidad   /  Metástasis de hígado

    Metástasis de hígado

    Cirugía en metástasis de hígado

    En el anterior artículo mencionábamos los diferentes tipos de cirugías hepáticas para el tratamiento del cáncer, sobre todo de origen primario (ocasionados directamente en el hígado)

    Hoy nos centraremos en las neoplasias de origen secundario o metástasis, es decir, propagadas desde otra parte del cuerpo. Dentro de las metástasis hepáticas distinguimos entre sincrónicas, que son aquellas que aparecen de forma simultánea al diagnóstico del tumor primario, o metacrónicas para hacer referencia a aquellas que aparecen después.

    Las metástasis hepáticas son frecuentes, pudiendo aparecer hasta en el 25% de los pacientes. Las causas principales son aquellos tumores que drenan a través del sistema venoso como el carcinoma colorrectal, que se considera la causa de un 40% de las metástasis hepáticas.

    En España se diagnostican anualmente entre 32.000-40.000 casos de cáncer colorrectal

    Según datos de la SEOM y REDECAN, en España se diagnostican anualmente entre 32.000-40.000 casos de cáncer colorrectal, y actualmente es el tumor más prevalente. De todos ellos entre un 50 y un 70% presentarán metástasis hepáticas en algún momento.

    La buena noticia alrededor de estos datos es que la resección quirúrgica de las metástasis hepáticas de cáncer colorrectal (MHCCR) ha demostrado ser el único tratamiento capaz de aumentar la supervivencia de estos pacientes.

    Estos buenos resultados son fruto de un abordaje multidisciplinar de la cirugía, que debe entenderse como un tratamiento “onco-quirúrgico” y llevarse entre diferentes especialistas y no entenderse como un abordaje aislado.

    Además del abordaje quirúrgico, tanto los nuevos tratamientos farmacológicos, como la quimioterapia común, logran reducir los tumores, permitiendo intervenir de forma quirúrgica lesiones previamente consideradas no aptas para reserción.

    De igual forma que con los tumores primarios, el abordaje de las metástasis debe ser individualizada en cada caso, en función del origen del tumor primario y del estado del paciente, y se utilizarán las mismas técnicas:

    • Ablación por radiofrecuencia.
    • Ablación por microondas.
    • Electroporación irreversible

    Además, en el caso de las metástasis sincrónicas podemos tener varios escenarios en cuanto a la cirugía:

    • Cirugía simultánea del tumor primario y de la metástasis hepática
    • Cirugía en dos tiempos: Realizar primero la reserción del tumor primario y a continuación la de la metástasis hepática
    • Cirugía inversa (hígado primero): es una opción que ha aparecido en los últimos años para casos muy seleccionados, en los que el tumor de colon no está complicado o es asintomático y la enfermedad hepática es muy extensa

    Si bien no toda la terapia farmacológica previa logra reducir lo suficiente la metástasis para que sea tributaria de cirugía, actualmente contamos con terapias intraarteriales para paliar los síntomas y prolongar la supervivencia de algunos pacientes.

     

     

     


    Artículo validado por el Dr. Juan Carlos Meneu, Jefe de Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo en Hospital Ruber Juan Bravo (Quironsalud) y Director Médico en Oncocir.  Especialista en Cirugía General, Aparato Digestivo de Trasplante de Órganos (European Board Certified). Profesor Titular de Cirugía en la Universidad Europea de Madrid

    Bibliografía

    1. Mulita F, Lotfollahzadeh S.Intestinal Stoma. StatPearls Publishing LLC.

    Te recomendamos:

    ¿Qué es la colonoscopia y para qué sirve?

     

    noviembre 13, 2021
    Cáncer de hígado
    El melanoma es un tumor maligno causado por la proliferación descontrolada de los melanocitos, las células que producen el pigmento melanina de nuestra piel, que a su vez nos protege del daño en el ADN celular que puede causar la radiación solar.
    noviembre 25, 2021
    Páncreas endocrino y exocrino
    El melanoma es un tumor maligno causado por la proliferación descontrolada de los melanocitos, las células que producen el pigmento melanina de nuestra piel, que a su vez nos protege del daño en el ADN celular que puede causar la radiación solar.