Pop-up Image

Newsletter Mensual

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

    Home  /  Actualidad   /  Litiasis biliar

    Litiasis biliar

    Litiasis biliar

    Seguro que alguien de tu entorno las ha sufrido alguna vez, las “dichosas” piedras, o atendiendo a su nombre correcto: cálculos biliares.

    Pero, ¿Sabes lo que son?

    Se trata de piedras que aparecen en la vesícula biliar, compuestas por colesterol, bilirrubina y bilis, que se forman cuando las sustancias en esta última alcanzan sus límites de solubilidad, lo que provoca que la bilis se concentre en la vesícula y precipite, formando pequeños cristales que con el tiempo pueden crecer y formar piedras más grandes.

    Existen dos grandes tipos: Las formadas a partir de colesterol o de bilirubinato cálcico.

    ¿Qué sintomatología provoca la aparición de estos cálculos?

    En la mayoría de los casos no provocan sintomatología en el paciente que las tiene, mientras se mantengan en la vesícula.

    Sin embargo, y aquí ya nos va sonando a lo que conocemos por las personas que las han sufrido, muchas veces migran hacia la apertura del conducto cístico (encargado de llevar la bilis desde la vesícula al hígado) y bloquean el flujo de bilis.

    De igual forma que poner un dique a un río, este bloqueo provoca un aumento de tensión en la vesícula, que resulta en el clásico dolor agudo (cólico) del que las personas que han sufrido estas piedras hablan. El dolor aparece generalmente en la parte abdominal superior derecha, pudiendo irradiar hacia la espalda, suele ir acompañado de náuseas y vómitos y puede tener lugar tras comer comidas picantes o grasas.

    Si la obstrucción y consecuente tensión se mantienen en el tiempo durante unas horas acabaremos teniendo una inflamación en la vesícula (colecistitis).

    La aparición de cálculos puede ocurrir de forma puntual o cronificarse en el tiempo, y los pacientes con cálculos crónicos pueden desarrollar fibrosis progresiva, y pérdida de la función motora de la vesícula.

    ¿Cómo descubrimos y tratamos los cálculos biliares?

    La mejor forma de descubrirlos  es por ultrasonidos, y el tratamiento depende de los síntomas:

    • El tratamiento estándar para los pacientes sintomáticos es la colecistectomía laparoscópica
    • Sin embargo también se puede hacer un abordaje abierto si por la historia o condiciones del paciente no es recomendable la laparoscopia
    • Anteriormente se tendía a extirpar directamente la vesícula, ya que se eliminaban tanto los cálculos como las patologías derivadas en personas muy propensas a desarrollarlos, sin embargo, más tarde se vio que esta resección generaba aún más problema en los tejidos alrededor de la vesícula por complicaciones, cambios en el flujo de la bilis o aumento de la cantidad de bilis a la que se exponían los tejidos

    Debemos destacar que el tratamiento no acaba en la retirada de los cálculos en caso de que sea necesario, sino que es necesario la reeducación del paciente, haciéndose necesaria una explicación de la físiopatología de su condición, ya que sólo así podrá responsabilizarse de los cambios que necesita hacer en su día a día: mantener una dieta baja en grasas y adherencia a la medicación prescrita, así como un seguimiento en las revisiones.

    ¿Cuáles son las complicaciones asociadas a los cálculos biliares?

    La principal razón para retirarlos, además del dolor que inflingen a los pacientes son las complicaciones que pueden ir asociadas y que incluyen:

    • Inflamación de la vesícula que puede llegar a colecistitits
    • Bloqueo del conducto biliar que provoca infección e ictericia
    • Bloqueo simultáneo del conducto pancreático que puede llevar a pancreatitis
    • Y la más importante: Cáncer de vesícula

    Relación entre los cálculos biliares y el cáncer de vesícula

    Se cree, y varios estudios así lo respaldan, que los cálculos biliares son un factor de riesgo en el desarrollo de Cáncer del tracto biliar (BTC), aunque no se conocen con exactitud los mecanismos carcinogénicos que subyacen a esta condición, porque, aunque los cálculos son una patología común, no es frecuente que acaben derivando en una neoplasia.

    El BTC podría desencadenarse como consecuencia de la inflamación mantenida en el tiempo, por la irritación que causan los cálculos en la vesícula y en el conducto o por los cambios en la composición de la bilis, que provocarían la acumulación de tóxicos por no poder detoxificarla completamente, más que por los cálculos en sí.

    En muchos casos, la aparición de cálculos está relacionado con personas que sufren síndrome metabólico, es decir, una alteración en el metabolismo derivada de unos malos hábitos de vida, como el sedentarismo o una mala alimentación, por lo que un cambio de hábitos podría prevenir la formación de estos.

     


    Artículo validado por el Dr. Juan Carlos Meneu, Jefe de Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo en Hospital Ruber Juan Bravo (Quironsalud) y Director Médico en Oncocir.  Especialista en Cirugía General, Aparato Digestivo de Trasplante de Órganos (European Board Certified). Profesor Titular de Cirugía en la Universidad Europea de Madrid

    Bibliografía

    1. Mark W. Jones; Connor B. Weir; Sassan Ghassemzadeh. Gallstones (Cholelithiasis). March 26, 2021
    2. Dan Huang, Hyundeok Joo, Nan Song, Sooyoung Cho, Woosung Kim, Aesun Shin. Association between gallstones and the risk of biliary tract cancer: a systematic review and meta-analysis. Epidemiology and health

    Te recomendamos:

    ¿Qué es la colonoscopia y para qué sirve?

     

    septiembre 9, 2021
    vuelta al cole
    El melanoma es un tumor maligno causado por la proliferación descontrolada de los melanocitos, las células que producen el pigmento melanina de nuestra piel, que a su vez nos protege del daño en el ADN celular que puede causar la radiación solar.
    octubre 4, 2021
    Ostomía
    El melanoma es un tumor maligno causado por la proliferación descontrolada de los melanocitos, las células que producen el pigmento melanina de nuestra piel, que a su vez nos protege del daño en el ADN celular que puede causar la radiación solar.