info@oncocir.com

☎ +34 605 71 65 73

☎+34 659 45 67 13

Home  /  Ginecología   /  Vaporización láser CO2, una técnica innovadora contra el VPH

Vaporización láser CO2, una técnica innovadora contra el VPH

La vaporización con láser de CO2 es un tratamiento innovador que permite eliminar las verrugas provocadas por el virus del papiloma humano en los genitales. 

Se trata de una cirugía poco invasiva que en algunos casos puede realizarse en el consultorio médico y que ofrece muy buenas perspectivas de curación. 

Esta tecnología basada en empleo del láser ha experimentado en los últimos años un avance espectacular. Han aparecido diferentes tipos de láser, con indicaciones médicas determinadas por las características físicas de cada uno de ellos. Además, otros láseres más antiguos han sido modificados y mejorados, ampliándose su campo de acción. 

¿Qué es el virus del papiloma humano? 

El VPH o virus del papiloma humano es una infección viral de transmisión sexual que puede causar verrugas genitales (condilomas) y algunos tipos de cáncer. 

La mayoría de las veces las infecciones por el VPH desaparecen completamente sin causar ningún problema de salud, pero las infecciones duraderas pueden derivar en las enfermedades ya mencionadas. 

La condilomatosis es la enfermedad de transmisión sexual más frecuente, ya que el virus del papiloma es muy contagioso, con tasas de transmisión del 65%.  

Además, existe una elevada tasa de reaparición de los condilomas, hasta de un 65%, que exige numerosos tratamientos. 

¿Cómo se utiliza el láser para tratar el VPH? 

En el caso de las lesiones provocadas por VPH en los genitales femeninos, el láser de CO2 puede utilizarse en el consultorio con anestesia local. 

El rayo láser de CO2 constituye un flujo de luz infrarroja de alta precisión, que permite atacar las verrugas sin dañar los tejidos paralelos, ya que quema y eventualmente vaporiza exclusivamente las áreas a las cuales se dirige. Sus efectos secundarios son mínimos y no revisten gravedad.  

El empleo de láser de dióxido de carbono es aceptado hoy en día como un tratamiento eficaz para la lesión escamosa intraepitelial. En cuanto a las lesiones cervicales, este método está reservado a las lesiones exocervicales. 

La vaporización con láser de dióxido de carbono es también un tratamiento quirúrgico apropiado para la condilomatosis, con tasas de curación de aproximadamente 87%. 

Este tratamiento se efectúa en forma ambulatoria, con anestesia total o peridural y tiene la ventaja de que pueden tratarse de forma simultánea lesiones sincrónicas en la vagina y en la vulva. 

Ventajas del láser de CO2 

  1. La energía óptica del láser de CO2 tiene propiedades quirúrgicas únicas:  
  2. El volumen de la lesión puede vaporizarse bajo control colposcópico.  
  3. No hay necesidad de contacto mecánico con la lesión.  
  4. La propagación del calor al tejido adyacente es mínima.  
  5. Los microorganismos en la zona de impacto del láser se destruyen automáticamente  
  6. Los vasos menores de 0.5 mm se obstruyen por efecto térmico. 

Un posoperatorio sencillo 

Después del tratamiento con láser de CO2 se regenera el tejido, ya libre de infección por el VPH o de células precancerosas o displásicas (de estructura amorfa, pero no cancerígenas).  

El tiempo de recuperación dependerá de la localización y de la cantidad de verrugas tratadas, pero la total cicatrización de la zona suele ocurrir entre los 10 y 14 días posteriores a la intervención. 

El postoperatorio se caracteriza por un escaso flujo genital y una rápida cicatrización entre tres a cuatro semanas 

En definitiva, el láser de CO2 es un tratamiento innovador que ofrece una alta probabilidad de curación de las lesiones ocasionadas por el virus del papiloma humano, a través de una cirugía mínimamente invasiva y con un periodo postoperatorio muy corto, a lo que se suma la práctica inexistencia de efectos secundarios.  

Te recomendamos:

¿Qué es el virus del papiloma humano y cómo prevenirlo?

septiembre 18, 2019
¿Qué es una biopsia con aguja gruesa guiada por ecografía?
septiembre 26, 2019
Las claves de la cirugía de reasignación de sexo