info@oncocir.com

☎ +34 605 71 65 73

☎+34 659 45 67 13

Home  /  Cancer de mama   /  Las claves para entender el cáncer de mama

Las claves para entender el cáncer de mama

La tercera parte de los cánceres diagnosticados a mujeres se han originado en la mama. Se trata de una enfermedad con una incidencia alta, que desarrollan una de cada ocho mujeres, pero que, sin embargo, en la actualidad ofrece buenas expectativas de curación, siempre que se detecte a tiempo.

Y es que, aunque el diagnóstico de cáncer de mama ha ido en aumento, la supervivencia ha aumentado en un 30%, gracias al diagnóstico precoz y la investigación en nuevos tratamientos.

¿En qué consiste el cáncer de mama?

El cáncer de mama es el que se origina en las mamas, tanto de hombres como de mujeres, sin embargo, mientras que en los hombres es una dolencia poco frecuente, entre las mujeres, las estadísticas indican que hay una probabilidad de que una cada ocho desarrolle este padecimiento.

“Es una tumoración maligna de mama que generalmente se origina en el interior de los conductos mamarios, como un cúmulo de células anormales que van invadiendo las estructuras adyacentes hasta llegar a los ganglios linfáticos. También pueden producir metástasis por vía hematógena (a través de la sangre) alcanzando otros órganos”, explica la doctora Arantxa Moreno, Jefa de Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Ruber Juan Bravo y socia fundadora de Oncocir.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de mama?

“Los síntomas de alerta son fundamentalmente la aparición de un nódulo palpable, la secreción de sangre por el pezón, los cambios en la piel de la mama o en la textura del pezón, o la presencia de un nódulo axilar”, indica la doctora Moreno.

“Siempre que una mujer tenga dudas, es mejor consultar con un especialista, pues un signo que no parezca grave puede ser importante para un diagnóstico precoz”, añade.

¿Cómo se clasifican los tumores de mama?

Lo primero que hay que saber es que el cáncer de mama se manifiesta a través de tumoraciones, pero es importante entender que no todos los tumores son carcinomas. De hecho, en las mujeres jóvenes, el 90% de los nódulos se deben a patologías benignas, según la Asociación Española contra el Cáncer.

Entre los tumores que sí son cancerígenos, el más común es el ductal invasivo o infiltrante.

“Hoy en día este es el tipo más común, aunque gracias a las pruebas de cribado aumenta el número de casos que se diagnostican en fase premaligna”, comenta la doctora Moreno.

Además, existen otros tipos de tumores cancerígenos que son poco frecuentes, con incidencias menores al 5%. Estos son algunos de ellos:

  • Cáncer de seno inflamatorio
  • Enfermedad de Paget del pezón
  • Tumores filodes
  • Angiosarcoma

Tratamientos actuales

“Cada vez disponemos de tratamientos menos agresivos y más efectivos, tanto desde el punto de vista quirúrgico, con la biopsia del ganglio centinela y los diferentes tipos de reconstrucción mamaria, como desde el punto de vista médico, con nuevos fármacos como el Pertuzumab, que podemos ofrecer para neoadyuvancia y pruebas como las plataformas genómicas», cuenta la doctora Moreno.

Los tratamientos se dividen en los siguientes grupos, según sus características:

  • Quirúrgicos: se interviene el área afectada para extirpar las células malignas.
  • Radioterapia: se usan rayos X de alta energía para destruir las células tumorales causando el menor daño posible a los tejidos adyacentes.
  • Quimioterapia: consiste en la administración al paciente de fármacos antineoplásicos o quimioterápicos, que destruyen a las células malignas. Sin embargo, también afectan a las células benignas, por lo que provocan efectos adversos.
  • Hormoterapia: se administran medicamentos a la paciente, generalmente por vía oral, de hormonas que bloquean la acción de los estrógenos sobre las células malignas de la mama, impidiendo su proliferación.
  • Terapia biológica: se administran unos fármacos que anulan o inhiben la acción de proteínas que potencian el crecimiento de los tumores de mama y los vuelven más agresivos.

Prevención del cáncer de mama

“Los mejores hábitos para prevenir el cáncer de mama son evitar el tabaco, disminuir la ingesta de grasas y hacer ejercicio cardiovascular de forma regular”, señala la doctora Moreno.

“La detección temprana se consigue realizando pruebas de cribado (mamografía y si es necesario ecografía) y consultando con el ginecólogo de forma anual. También es importante obedecer las campañas de prevención y realizar una autopalpación mamaria cada 2-3 meses”, añade.

 

 

 

 

 

Te recomendamos:

Mitos y realidades del cáncer de mama

¿Qué es una biopsia con aguja gruesa guiada por ecografía?

octubre 15, 2019
Doctora Elena Ortiz, a la vanguardia de la cirugía robótica