info@oncocir.com

☎ +34 605 71 65 73

☎+34 659 45 67 13

Home  /  Cirugía   /  Las claves de la cirugía de reasignación de sexo 

Las claves de la cirugía de reasignación de sexo 

La cirugía de reasignación de género se ha duplicado en España en el último lustro y, aunque es un procedimiento complejo, los avances médicos han facilitado el proceso y ofrecen cada vez mayores garantías de llevar a cambio un proceso de confirmación de sexo exitoso y de que el paciente lleve una vida de calidad.

“Estas cirugías son para personas transgénero que optan a ella como parte de su confirmación de sexo. Son una serie de procedimientos quirúrgicos que se realizan para ser el género con el cual se identifican”, explica el Doctor Juan Carlos Meneu, cirujano especialista en Cirugía general y del aparato digestivo, en la Clínica Ruber y socio fundador de Oncocir.

¿Qué es la transexualidad?

Se trata de una circunstancia que se produce en personas “cuyo sexo biológico difiere de aquel que experimentan o sienten como propio”, según lo define la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica.

Existen dos tipos:

Transexualidad femenina: es una persona a la que se le ha asignado el sexo masculino al nacer, pero percibe su identidad de género como femenina.

Transexualidad masculina: a la persona se le asignó el sexo femenino al nacer, pero percibe su identidad de género como masculina.

 ¿Qué es la cirugía de reasignación de sexo?

En realidad, se trata de un conjunto de cirugías orientadas a cambiar el sexo de nacimiento de una persona por el sexo que corresponde con su identidad de género, y determinar cuáles serán depende de si se trata de un paciente con transexualidad femenina o masculina.

 Cirugía en la mujer transgénero

La cirugía principal en este caso es la genitoplastia feminizante o vaginoplastia, cuya finalidad es crear una vagina en la persona que nació con sexo masculino, tanto con finalidad funcional como estética.

“Consiste en extirpar los testículos (orquiectomía) y el pene (penectomía), crear una vagina con tejido peniano o del colon (vaginoplastia), crear una vulva (vulvoplastia), crear un clítoris (clitoroplastia) y crear labios genitales (labioplastia)”, explica el Doctor Meneu.

Existen dos tipos:

  • Vaginoplastia por inversión peneana: se invierte la piel del pene y el escroto para crear una vagina.
  • Vaginoplastia con colgajo rectosigmoidal pediculado: se utiliza la parte final del intestino grueso para crear la vagina.

El cirujano decidirá cuál es la más pertinente, dependiendo de las condiciones de cada paciente.

 Cirugías adicionales:

  • Cirugía de las mamas: se realiza mediante implantes de prótesis mamarias o del trasplante de grasa de otras partes del cuerpo a los senos (lipofilling).
  • Otros procedimientos estéticos: feminización facial, reducción del cartílago tiroideo, implantes de glúteos y eliminación del vello.

Complicaciones más comunes:

  • Infecciones, hematomas, seromas o apertura de las heridas.
  • Necrosis parcial o completa de la vagina y los labios.
  • Aparición de fístulas recto-vaginales.
  • Estenosis de uretra.
  • Creación de vaginas de longitud insuficiente para las relaciones sexuales.

Cirugía en el hombre transgénero

La cirugía principal en estos pacientes está enfocada en crear un pene, funcional y estético. Es decir, debe posibilitar la erección, la sensibilidad táctil erógena y la micción a través de la neouretra.

Existen dos tipos:

  • Metaidoioplastia: tras un tratamiento hormonal para conseguir la hipertrofia del clítoris, este órgano es intervenido para crear un pene.El inconveniente de esta cirugía es que, aunque se consigue una funcionalidad casi total del pene, el órgano creado es pequeño y no totalmente apto para la penetración sexual.
  • Faloplastiase construye el pene a partir de injertos obtenidos de otras partes del cuerpo, como puede ser el antebrazo, el muslo o el abdomen. A diferencia de la metaidoioplastia, en este caso sí se consigue un pene de dimensiones anatómicas, que es apto para la penetración sexual.

Además, se lleva a cabo la extirpación del útero (histerectomía) y de la vagina (vaginectomía). Se reconstruye la uretra y se coloca una prótesis testicular.

Cirugías adicionales: 

  • Cirugía de las mamas: se realiza una mastectomía o extirpación de estos órganos.
  • Otros procedimientos estéticos: liposucción, lipofillingo implantes pectorales.

Complicaciones más comunes:

  • Infecciones, hematomas, seromas, apertura de las heridas.
  • Necrosis del neopeneo del complejo areola-pezón y/o pérdida de sensibilidad.
  • Cicatrices poco estéticas.
  • Estenosis y fístulas urinarias.

En definitiva, el proceso de confirmación de género es complejo y la decisión de recurrir a una cirugía debe de ir acompañada del asesoramiento de profesionales de otras disciplinas, como pueden ser la psiquiatría, psicología, endocrinología, ginecología, urología, medicina interna o la otorrinolaringología.

Te recomendamos:

El sistema quirúrgico Da Vinci

 

septiembre 24, 2019
Vaporización láser CO2, una técnica innovadora contra el VPH
octubre 11, 2019
Mitos y realidades del cáncer de mama