Pop-up Image

Newsletter Mensual

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

    Home  /  cirugía colorectal   /  La importancia de la detección temprana en el cáncer colorrectal
    cancer colorrectal

    La importancia de la detección temprana en el cáncer colorrectal

    El recto es el último fragmento del intestino grueso, el más cercano al ano. Como en cualquier otra, en esta zona anatómica podemos encontrar diferentes patologías. La gran diferencia con otras zonas es que la localización suele generar sensación de pudor en las personas que las sufren, agravando el pronóstico, pues con frecuencia se dilata el momento de comunicar la sintomatología, que en ocasiones puede llevar ocurriendo largos periodos de tiempo.

    Podemos encontrar diferentes patologías menores como serían las hemorroides u abscesos, aunque la de mayor prevalencia y la que mayor mortalidad puede presentar es el cáncer colorrectal. Con frecuencia hablaremos de patología colorrectal porque suelen tener características comunes

    ¿Cómo se desarrolla un carcinoma en esta zona?

    Las primeras formaciones que encontraremos son pólipos, unos pequeños bultos que se forman en la zona de la mucosa (zona más interna del colon o del recto), lo que no significa que cualquier persona que presente pólipos vaya a desarrollar a continuación una neoplasia, sin embargo, cualquier persona que acabe desarrollándola habrá comenzado por pólipos, que en última instancia se vuelven malignos, y podrán crecer y avanzar hacia capas más externas, tanto del intestino como hacia otros órganos.

    Además de la comunicación tardía, otro de los grandes problemas que también puede retrasar el diagnóstico es la sintomatología difusa, lo que hace que sea vital el cribado, bien por detección de sangre oculta en heces, o mediante colonoscopia.

    Síntomas cáncer colorrectal

    Puede producir dolor abdominal o cambios en los hábitos defecatorios, esto es, una alteración tanto en las horas de ir al baño, como en la textura de las deposiciones (podremos encontrar pacientes que cursen con estreñimiento, o bien con diarrea). También, cuando la enfermedad está ya más avanzada, pueden aparecer nauseas y pérdida de apetito, que desembocarán en una pérdida de peso. Todos estos síntomas son inespecíficos y comunes a muchas enfermedades relacionadas con el sistema digestivo, lo que hace aún más importante un buen programa de cribado de la enfermedad.

    El cáncer no es un proceso espontáneo sino acumulativo: se trata de la multiplicación descontrolada de células, causada por un fallo en los mecanismos de eliminación de células malignas que normalmente ejecuta nuestro sistema inmune.

    Factores de riesgo

    Como en cualquier proceso, en la multiplicación de nuestras células también se producen fallos, llamados mutaciones, sobre las que actúa diligentemente el sistema inmune.

    En el cáncer confluyen dos fenómenos: por una parte, a medida que envejecemos los fallos en la división o mutaciones son más frecuentes, y por otra, ocurre una disminución en el ratio de eliminación de los mismos por parte de las células del sistema inmune. De aquí que los carcinomas suelan aparecer ya avanzada la edad adulta.

    La excepción son los casos de cáncer genéticos, que aparecen en menor porcentaje y afectan a personas de edades más tempranas, debido a que estas mutaciones están ya presentes en su genoma.

    Otros factores de riesgo predisponentes sobre los que no podemos influir son las enfermedades intestinales inflamatorias intestinales previas, como Crohn o colitis ulcerosa, o la consanguineidad con familiares de primer grado que padezcan o hayan padecido un carcinoma colorrectal. La buena noticia es que este tipo de cáncer es uno de los más vinculados con unos malos hábitos de vida: Se ha visto una gran asociación con mala alimentación, que a su vez suele ir de la mano con un mayor consumo de alcohol y sedentarismo, por lo que, haciéndonos cargo de nuestra salud y llevando unos buenos hábitos de vida estaremos disminuyendo (que no eliminando) las probabilidades de sufrirlo.

    De acuerdo con datos de la American Cancer Society, el cáncer colorrectal es la tercera causa principal de fallecimientos asociados al cáncer en hombres y mujeres en los Estados Unidos. Se espera que causará alrededor de 52,980 muertes durante 2021. Es una patología que afecta de igual manera a hombres y mujeres.

    En lo que respecta a su tratamiento, convergirán tanto técnicas quirúrgicas como radio/oncológicas, dependiendo del estadío de la enfermedad.

    En definitiva, el carcinoma colorrectal es una patología común en la que los programas de detección precoz están consiguiendo grandes mejoras en la detección temprana y por ende, reducción de la morbimortalidad.


    Artículo validado por el Dr. Juan Carlos Meneu, Jefe de Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo en Hospital Ruber Juan Bravo (Quironsalud) y Director Médico en Oncocir.  Especialista en Cirugía General, Aparato Digestivo de Trasplante de Órganos (European Board Certified). Profesor Titular de Cirugía en la Universidad Europea de Madrid

    Bibliografía

    1. A.J. Abraldes Bechiarelli, P. Pérez Guerrero, C. Rodríguez Ramos Rectal diseases. Medicine – Programa de Formación Médica Continuada Acreditado. Volume 13, Issue 8, April 2020, Pages 441-447
    2. E. Dekker, P. Tanis, J. Vleugels, P. Kasi, M. Wallace. Colorectal cancer. The Lancet.  Volume 394, issue 10207, p1467-1480, October 19, 2019
    3. Weitz J, Koch M, Debus J, Höhler T, Galle PR, Büchler MW. Colorectal cancer. The Lancet. Volume 365, issue 9454, p153-165, January 08, 2005
    4. https://www.cancer.org/es

    Te recomendamos:

    ¿Qué es la colonoscopia y para qué sirve?

     

    diciembre 18, 2020
    La manga gástrica en la cirugía bariátrica
    mayo 18, 2021
    ¿Qué es la enfermedad de Crohn?
    Recientemente también se han estudiando los cambios en la microbiota asociados a la enfermedad de Crohn, y aunque aún no se puede afirmar con certeza si son causa o consecuencia de la enfermedad, se ha visto un aumento del ratio de Streptococcus, Lactobacillus y Bifidobacterias...