info@oncocir.com

☎ +34 605 71 65 73

☎+34 659 45 67 13

clínica médica

Qué es una cápsula endoscópica

La cápsula endoscópica es una herramienta cómoda y sencilla para diagnosticar en el paciente lesiones intestinales de manera precoz.

“Es una técnica diagnóstica no invasiva, relativamente reciente (en nuestro país se introdujo a finales del 2001), que consiste en la visualización de la mucosa gastrointestinal mediante una microcámara, denominada concretamente ‘cápsula’, que se traga como si fuera un comprimido del tamaño de una píldora de vitamina”, explica el doctor Juan Carlos Meneu, Director de Unidad de Cirugía Hepática-Biliar-Pancreática & Cirugía Oncológica y socio fundador de Oncocir.

“Una vez ingerida por el paciente, se adquieren imágenes del tracto digestivo, las que se transmiten por radiofrecuencia a una unidad de almacenamiento de un ordenador portátil para que luego el especialista pueda revisarlas en una estación de trabajo. Sus principales indicaciones son la detección de la hemorragia digestiva de origen oscuro y la presencia de pequeños tumores intestinales”, añade.

En resumen, se trata de una pequeña cámara inalámbrica introducida en una píldora que viaja por todo el tracto digestivo haciendo miles de fotos, para ayudar al diagnóstico de lesiones.

Ventajas de la cápsula endoscópica

Aunque la cápsula endoscópica no es uno de los mejores métodos diagnósticos, sí es oportuna en determinadas situaciones en las que se sospecha de lesiones en zonas de difícil acceso o en caso de hemorragias.

“La técnica se utiliza principalmente para el diagnóstico de la hemorragia digestiva de origen oscuro ya que reduce la necesidad de más exámenes, sobre todo cuando la endoscopia digestiva alta y la colonoscopia son normales”, comenta el doctor Meneu.

“Puede ser una alternativa segura a la gastroscopia en la vigilancia de los pacientes con esófago de Barrett y resulta ser útil para la detección del cáncer colorrectal cuando la colonoscopia es incompleta o está contraindicada”, agrega.

Este tipo de análisis también ha probado ser eficaz para la detección de pólipos en el colon en pacientes que no pueden someterse a una colonoscopia o para evaluar el esófago, por ejemplo, para detectar várices. Asimismo, se utiliza para diagnosticar enfermedades inflamatorias del intestino, o para el control de la celiaquía en algunos pacientes.

Sin embargo, es una técnica poco utilizada, ya que existen alternativas mejores. Aunque en el futuro, es una prueba que podría mejorar para ofrecer imágenes de mejor calidad, y volverse más común.

Limitaciones de la cápsula endoscópica

Aunque el uso de la cápsula endoscópica para el diagnóstico de enfermedades en el tracto digestivo tiene pocos riesgos, en algunos pacientes no debe usarse.

“Hay que evidenciar que está contraindicada en todos los pacientes con estenosis de delgado, con sospecha de obstrucción intestinal o después de una intervención quirúrgica; además, puede fallar en caso de disfagia, gastroparesia o anormalidades anatómicas del tracto gastrointestinal superior”, explica el doctor Meneu.

Además, tiene otras restricciones. “Su principal limitación es que con ella no se puede tomar biopsias ni hacer tratamiento por lo cual resulta ser una prueba complementaria”, opina el doctor Meneu.

Existe una posibilidad muy baja de que la cápsula quede en el intestino, causando una obstrucción, y en este caso, sería necesario extirparla.

En definitiva, se trata de una herramienta de diagnóstico que en la mayoría de los casos no ofrece suficientes ventajas para sustituir a otros métodos, como la endoscopia tradicional o la colonoscopia, pero que en algunos pacientes sí puede ser útil como prueba complementaria.

 

Te recomendamos:

El sistema quirúrgico Da Vinci

 

septiembre 5, 2019
El cáncer de colon, el más común en España
septiembre 11, 2019
Las claves para entender la diabetes gestacional