info@oncocir.com

☎ +34 605 71 65 73

☎+34 659 45 67 13

Cáncer de páncreas

El cáncer de páncreas

El Observatorio Global del Cáncer (GCO, por sus siglas en inglés) estima que, en 2018, se diagnosticaron 18.078.957 tumores en el mundo, de los cuales 458.918 fueron de páncreas. Es decir, su incidencia es del 2,5% del total.

En realidad, es una incidencia reducida comparada con tumores como los de mama (11,6%) o pulmón (11,6%); sin embargo, es un tipo de cáncer con mal pronóstico y, por tanto, muy temido.

“Es sin duda, uno de los tumores más agresivos del tracto digestivo, condicionando que los pacientes, con más frecuencia de la deseada, no superen esta enfermedad, máxime si no son diagnosticados y tratados correctamente”, comenta el doctor Juan Carlos Meneu, Jefe de de Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo en Hospital Ruber Juan Bravo y Director de la Unidad de Cirugía Hepática-Biliar-Pancreática Cirugía Oncológica de Oncocir.

Debido a la localización del páncreas, cuando se diagnostica, (el tumor)puede haber afectado a órganos vecinos dificultando impidiendo la extirpación quirúrgica (única opción curativa); de igual manera en un alto porcentaje de casos debuta con metástasis a distancia. Este diagnóstico tardío es el que puede marcar el mal pronóstico del paciente”, añade.

Y es que se trata de un tipo de cáncer que no suele presentar síntomas hasta que ya está en una fase avanzada.

¿Qué es el páncreas?

El páncreas es un órgano situado en la parte superior izquierda del abdomen. Es una glándula fundamental para el funcionamiento del cuerpo humano, ya que se encarga de elaborar y secretar al tubo digestivo gran cantidad de enzimas y sustancias necesarias para el proceso de digestión y absorción de los alimentos.

Está compuesto por dos tipos de glándulas:

1) Exocrinas: producen enzimas que entran a los intestinos y ayudan a digerir las grasas, las proteínas y los carbohidratos. Estos componen la mayor parte del páncreas.

2) Endocrinas: son pequeños grupos de células conocidas como los islotes de Langerhans. Liberan las hormonas insulina y glucagón en el torrente sanguíneo. Estas, una vez ahí, manejan los niveles de azúcar en la sangre. Cuando no funcionan correctamente, el resultado suele ser la diabetes.

Tipos de tumores de páncreas

Los tumores de páncreas pueden clasificarse en dos grandes grupos, según se produzcan en las glándulas exocrinas o en las endocrinas.

El tipo más común de cáncer pancreático, el adenocarcinoma del páncreas, se origina cuando las células exocrinas de este órgano empiezan a crecer fuera de control.

Según la Academia Americana de Cáncer estos son aproximadamente el 95% de los cánceres de páncreas que se originan en este tipo de células. Pero también puede haber otros tumores benignos originados en estas células, los llamados cistoadenomas.

Los tumores neuroendocrinos de páncreas (tumores de células de los islotes de Langerhans) son menos comunes, pero tienen un pronóstico más favorable. Entre estos se encuentran los, insulinomas, glucagonoma o gastrinomas.

¿Cuáles son los principales retos para curar el cáncer de páncreas?

Los principales retos para curarlo es realizar un diagnóstico precoz y así poder ofrecer un tratamiento quirúrgico, según explica el doctor Meneu.

Tratamientos

La cirugía y la quimioterapia son los únicos tratamientos que han demostrado beneficios en supervivencia global en esta enfermedad. La radioterapia se emplea en casos seleccionados con escaso beneficio”, señala el doctor Meneu.

El problema de la cirugía curativa es que los estudios han demostrado que para que sea eficiente se debe extraer las células cancerosas en su totalidad, de lo contrario no contribuye a prolongar el tiempo de vida del paciente, según la Academia Americana de Oncología.

Pero el problema radica en que menos del 20% de los cánceres de páncreas están confinados al páncreas cuando son descubiertos, según las cifras de la misma organización.

En caso de que el cáncer se haya extendido demasiado y la cirugía curativa no sea viable, el cirujano valorará la posibilidad de una cirugía paliativa, con el propósito de aliviar los síntomas.

El futuro de esta enfermedad

“La cirugía (extirpación) seguirá siendo pilar fundamental en el tratamiento. Los cirujanos además debemos apoyarnos en las terapias oncológicas que incluyen fármacos inmunologicos, antineoplasigos y radioterapia. En suma, el abordaje multidisciplinar, basado en la mejor evidencia disponible y realizado en centros con experiencia, es determinante en la sobrevida.  Y por último, la investigación básica y clínica, incluyendo los ensayos, harán avanzar las posibilidades de curacion.” opina Meneu.

Te recomendamos:

Hipoglucemias: qué son y cómo evitarlas

¿Aumenta el tabaquismo los riesgos de la cirugía?

El sistema quirúrgico Da Vinci

abril 4, 2019
¿Aumenta el tabaquismo los riesgos de la cirugía?
abril 25, 2019
¿Es la mediterránea la mejor dieta?